domingo, 30 de abril de 2017

Have you got...?

En la clase de 4 años de inglés, hemos empezado a ver los animales de la granja. Los animales son un tema que les gusta mucho y además da mucho juego.

Como son 5 horas semanales de inglés dan para mucho, así que tengo la oportunidad de no centrarme sólo en el método (y las fichas del libro), sino que aprovecho para introducir algunas cositas más, semejándolo a una clase normal pero adaptándolo al inglés, como ya he comentado en alguna ocasión.

Lo que me resulta muy útil son las flashcards, ya que puedo realizar una gran variedad de jugos en los que pueden interaccionar todos.

 (Flashcards del método Greenmand and the Magic Forest, A)
 
Durante las primeras clases les mostré las flashcards, les dije cómo se decía en inglés cada animal y ellos lo repetían, para que lo recordaran mejor le añadía un gesto (hen, gallina, como si movíeramos las alas; cow, vaca, como si tuviéramos cuernos, etc.) También lo decía de diferentes maneras, elevando el tono de voz, diciéndolo muy bajito, imitando el sonido de la oveja, de la vaca... lo cual también les resulta divertido.

Una vez han aprendido el nombre de los animales he introducido algo más de vocabulario: beak-pico, wings-alas, tail-rabo, y hemos recordado lo que ya sabemos (nose, eyes, ears, tummy...)

A partir de este vocabulario llevé a cabo dos juegos parecidos, el primero me llegó plantearme el segundo.

Primer juego
Sentados en la asamblea, repartí las 6 flashcards entre los 25 alumnos, y les iba prenguntando, por ejemplo a quién tenía en conejo: Have you got big ears? (Tienes orejas grandes), have you got fingers? (tienes dedos), have you got eyes? (tienes ojos)... así varias preguntas, y ellos me decían yes o no. Aquí la atención se dispersa más o menos después de haber preguntado a unos 10 alumnos, pues realmente el que participa en el momento es el que tiene la flashcard. Entonces sobre la marcha se me ocurrió lo siguiente...

Segundo juego
¿Y por qué no usábamos esas preguntas para adivinar de qué animal se trataba?
Les expliqué que ahora serían ellos quienes preguntarían a un compañero, igual que yo había preguntado, hasta adivinar de qué animal se trataba.
Entonces uno cogió una flashcard, sin que nadie la viera y el resto empezó a preguntar, al principio les ayudaba un poco a formular la pregunta, mi sorpresa fue que el cuarto que preguntó ya dijo directamente Have you "gos" legs? y ahí sentí que realmente jugando y sin darse cuenta, aprenden de maravilla. (A parte de orgullo por lo bien que lo hacen, jeje)

Después de varias preguntas, que todos iban formulando bastante bien, descubrimos de que animal se trataba, fue divertido. Les gustó tanto que lo utilizaré un ratito cada día para recordar vocabulario.

miércoles, 26 de abril de 2017

¡Alegría! ha vuelto a llegar el día

El lunes aprovechando que era festivo en la localidad donde trabajo, volví a visitar a mis peques de los cuales fui tutora hace dos años.

¡Qué gran sorpresa! Se seguían acordando de mí, y además recibí un muntón de abrazos, uno de mis peques decía que no me iba a soltar nunca, y que era un día muy feliz... ¡son para comérselos!

Mi compañero, ahora su tutor, me dio "vía libre" para hacer las actividades que quisiera durante todo el día (gran compi al que echo de menos, gracias por todo).

Les conté el cuento "El ladrón de palabras" (al cual le dedicaré una entrada), el cuento "Las princesas también se tiran pedos" y también hicimos marcapáginas, ya que esta semana están celebrando la semana del libro. Y así de bonitos nos quedaron.


- Para ello primero les dimos un cuadradito de goma eva de color verde y otro de color lila, dejando a su imaginación hacer el resto... podían dibujar lo que quisieran, a poder ser una sola imagen para poder recortarlo más fácilmente.

- Después decoraron el palito con rotulador. Al cual le pegaron el dibujo hecho con goma eva, algunos lo pegaron uno por delante y otro por detrás; y otros uno arriba y otro abajo.


- Finalmente le echaron un poquito de purpurina, con varios colores a elegir.


Al final del día me hicieron un regalito, cada uno un dibujo, que llevaba por portada una foto con todos ellos de ese mismo día. Me encantó volver a pasar un día con ellos. 


¡Gracias! Siempre os recordaré, mis peques...

lunes, 10 de abril de 2017

Numbers

Como todos los días tenemos inglés, desde principio de curso me planteé hacer las típicas actividades que haría en una clase de infantil (como tutora) pero solapándolas al inglés, es decir, juegos, actividades manipulativas, movimimiento... como a mi me gusta.

Estos días hemos estado viendo los números, del 1 al 5 coincidiendo con la temática de la ropa, por lo tanto se me ocurrió la siguiente actividad:


Primero repasamos los números con las flashcards: one, two... se las iba mostrando descolocadas para ver si realmente sabían cómo se llamaba cada número.

Después dibujé los círculos con tizas, pues en el suelo de la clase es fácil pintar y borrar la tiza.

A continuación les dije que para el juego tenían que quitarse una bota, zapato o zapatilla (boots, shoes, trainers). Esto les encantó, le da al juego un toque divertido y "prohibido" pues en clase siempre deben ir con zapatillas...
Entonces tenían que poner una de sus zapatillas en un círculo, decir el número del círculo en el que lo ponía y volver a sentarse. El siguiente debía hacer lo mismo pero siempre teniendo en cuenta el número de zapatillas que debía haber, si por ejemplo en el círculo del 1 ya había una zapatilla, no podría poner otra. (Estamos en inglés, pero necesitamos las matemáticas).

Como son 25 alumnos, cuando los 5 círculos estaban completos, el siguiente salía y cogía una zapatilla de su compañero y ponía la suya, esto también les hizo gracia.

Para finalizar el "helper" (encargado del día) repartía las zapatillas, diciendo su color: blue, white...

Así una clase de inglés se convierte en un juego divertido en el que sin darnos cuenta estamos aprendiendo vocabulario sobre: ropa, números, colores, formas... estamos haciendo cuentas matemáticas, psicomotricidad fina (abrochar y desabrochar zapatillas), esperando nuestro turno, prestando atención y sobre todo disfrutando.

Después hicimos una ficha, resulta que Sam y Nico (los personajes del método de inglés) también habían estado jugando como nosotros a meter prendas de ropa en los círculos, pero teníamos que ayudarles a contar. Entonces preparé esta ficha:



Les dije que había que unir por colores y estos fueron los resultados, algunos lo hicieron con flechas, otros con círculos y otros diréctamente coloreando. Para mi todas las opciones son válidas, siempre que identifique que realmente saben contar. Además después cuando me la enseñan les vuelvo a preguntar para que me digan los números y la ropa en inglés.

jueves, 9 de febrero de 2017

Las princesas también se tiran pedos

Si hay un tema que a los niños y niñas les hace gracia ese es el de los pedos y la caca, y así de natural debe ser, pues es algo que todas las personas hacemos, hasta las princesas...

El otro día en la clase de 4 años, en el momento de la asamblea, les mostré a los niños la portada de este cuento:


Les pregunté si sabían cómo podía titularse, solamente viendo el dibujo, dijeron que podría ser "Blancanieves", "la reina", "la bailarina"... pero les dije que era algo más divertido... Se llamaba
"Las princesas también se tiran pedos", la risa fue generalizada, incluso nos sucedió una historia bastante graciosa...
Después de tanto revuelo por fin se hizo el silencio para comenzar el cuento, pues ya saben que para mí un cuento es mágico, una vez que se empieza no se puede interrumpir, sino podría cerrarse... y no descubriríamos su gran historia.

Justo en el momento de silencio absoluto y expectación a un niño se le escapó un pedo... claro, lo escuchó toda la clase, ese pedo no pasó desapercibido (como puede suceder en otras ocasiones) así que mi reacción fue decir que era la princesa que se acababa de tirar un pedo, ahí sí que la risa invadió la clase, yo estuve unos minutos riendo sin poder comenzar el cuento, en el aula se produjo una risa contagiosa.

Estas son las historias que te llevas de un aula de educación infantil, los momentos de complicidad con los alumnos, de risas, de diversión, son tan naturales....
Después de este gran momento, les conté el cuento que les hizo mucha gracia, y tuve que confesarles que Ana y Elsa de Frozen también se tiran pedos.

Son momentos en los que se puede aprovechar para hablar de ello con naturalidad,se les puede proponer que vayan al baño cuando lo necesiten, en infantil los baños suelen estar dentro de la clase, por lo que no debe haber ningún problema.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Reflexionando sobre la educación

Hacía tiempo que no escribía en el blog, y menos a modo de reflexión.

Durante estos años he seguido formándome, considero que es fundamental seguir aprendiendo, seguir investigando, en definitiva, seguir ilusionándote con la educación.

Hace ya tiempo que pensé que la educación debía cambiar, había algo en las aulas que no me cuadraba, todos los niños sentados, escuchando, a veces aburridos, con la obligación de terminar esas fichas en las que no había que salirse al colorear... cuando yo fuera maestra las cosas cambiarían.


Empecé el blog antes de ejercer como maestra, busqué y busqué... resulta que alguien había hablado de la Inteligencia Emocional (Goleman), claro... los niños tienen emociones, deben conocerlas y expresarlas; de la Creatividad (Ken Robinson), claro... los niños deben ser creativos, imaginar, ilusionarse, experimentar, crear... cuánta razón; pero después descubrí las Inteligencias Múltiples (Howard Gardner), esto si que era novedoso, ocho inteligencias, cada persona contiene estas ocho inteligencias pero puede destacar más en una que en otras... por qué siempre el listo era el que sacaba más nota en lengua, si a lo mejor después ni si quiera sabía dibujar o imaginar.... ahora empezaba todo a cobrar sentido, cada uno es diferente, con su personalidad, sus habilidades, su inteligencia.... pero lo mejor de todo es que se puede partir de su inteligencia más fuerte para favorecer su inteligencia más débil.

Estas serían mis bases... pero no las veía en la práctica.

Tendría que haber algo más, una "alternativa" a la educación tradicional, entonces por casualidad en internet encontré el Colegio Andolina (Gijón), un colegio sin aulas, distribuido por espacios, donde los niños podían elegir qué hacer y en qué momento. Acudí a las jornadas del colegio Andolina (me caía a unos kilómetros de casa pero seguramente merecía la pena, además cualquier excusa es buena para viajar a Asturias), allí descubrí que otra manera de educación era posible, y lo mejor de todo, que se estaba haciendo en más sitios.


Busqué información, colegios y centros alternativos, envié cientos de currículums, mi carta de presentación se regía pos la ilusión y las ganas de cambio, pero sólo contaba con mi "autoformación". Mientras tanto seguía con mis oposiciones, hasta que un día sonó el teléfono, por fin, después de tantos años de espera y dedicación había llegado el momento de "ser maestra", tuve la suerte de poder estar un curso completo en un colegio público, en el aula de 3 años, aunque era un colegio con una metodología tradicional, me tomé la libertad de implantar ciertas ideas, siempre siguiendo el currículo de infantil para alcanzar los objetivos, todas las actividades que planteaba eran lúdicas, a través del juego, el movimiento, la imaginación, los sentidos,  y el respeto entre compañeros. Aprendieron las letras, los colores, canciones, rimas, hasta identificaban sus emociones gracias a nuestro amigo, el monstruo de colores (Anna Llenas) creo que esos niños y niñas aprendieron una serie de valores, y desarrollaron una serie de habilidades que después descubrí que les vendrían muy bien.

Mientras ejercía felizmente mi labor de maestra vi por casualidad en facebook un curso, el título me lo decía todo "Experto/a Profesional en Pedagogía Activa y Vivencial" además me caía a una hora de casa, esos fines de semana merecieron la pena. Creía que después del curso dejaría la escuela pública y me iría a una de esas escuelitas, pero me equivoqué, del curso saqué la idea y las fuerzas para seguir adelante, conseguir mi plaza en la escuela publica y comenzar a aportar mi granito de arena para trasnformar la educación. La idea es conocer todas las metodologías y elegir aquello que más te guste y que más útil sea de cada una de ellas, adaptándola a tus alumnos y circunstancias.
Importante: "tu libetad termina donde empieza la libertad del otro", aunque parezca mentira lo más importante para la libertad son establecer unos buenos límites.

Todo aquello estaba muy bien, el niño debía moverse, descubrir, elegir, experimentar, sentir... pero parecía un poco idílico.

Ahora estoy realizando un máster de neuropsicología y educación ¿cuál es mi sorpresa? que todo lo que pensaba, a cerca de la educación más alternativa tiene su base científica. Sí, la tiene.

Algo muy sencillo y que resume gran parte de lo que estoy aprendiendo:
El niño debe gatear, el gateo es un  movimiento contralateral (pierna derecha-brazo izquierdo, pierna izquierda-brazo derecho) que favorece la estimulación del cuerpo calloso, encargado de establecer la conexión entre los dos hemisferios cerebrales.

Es decir, el niño debe moverse, reptar, gatear, saltar, bailar, correr, andar, cantar, jugar con plastilina (que por cierto también es buenísma para el desarrollo cerebral)... no puede estar todo el día sentado en una silla, tiene que desarrollar su creatividad, experimentar, no pueden colorear siempre la misma ficha del mismo color y sin salirse, primero debe controlar su cuerpo, debe experimentar con los colores, con los materiales, debe ser niño, seguir con su curiosidad. 

Los maestros debemos guiar el aprendizaje, siempre teniendo en cuenta las necesidades de los niños.